La guía definitiva para preparar tus comidas

Preparar tus comidas no tiene porque ser imposible.

Comer sano es sencillo.

 Planificar tus comidas es vital cuando se trata de seguir un estilo de vida saludable. En lugar de improvisar cada vez que te toca comer, tendrás un plan definitivo que te ayudará a cumplir con una buena nutrición. Sin embargo hacerlo puede ser un gran reto para muchos. Disponer de una guía para la planificación de tus comidas puede ayudarte a entrar en acción sin tantas complicaciones.

Beneficios de planificar tus comidas.

Tener un plan establecido para lo que vas a comer puede ayudarte a tomar mejores decisiones, a combatir los antojos y atracones e incluso puede ahorrarte dinero a largo plazo. Además, se ha demostrado que el simple hecho de planificar las comidas hace que la gente coma más frutas y verduras y una mayor variedad de alimentos en general, lo que siempre es un cambio positivo cuando se intenta comer bien.

 Para hacer que la planificación de tus comidas sea más llevadera y agradable tenemos estas recomendaciones:

 Sigue con las recetas que te gustan y rótalas

La planificación de las comidas no tiene por qué implicar la elaboración de nuevas comidas y recetas cada semana. Muchas personas tienen comidas básicas que les gusta comer y cocinar. Si sabes que algunas comidas te funcionan, planea incluirlas en tu menú semanal para asegurarse de que sigues comiendo los alimentos que te gustan.

 Utiliza especias y hierbas para añadir variedad de sabores

Aunque un trozo de pechuga de pollo a la parrilla, arroz integral y verduras al vapor son opciones buenas para ti, pueden ser bastante insípidas y poco emocionantes. Las hierbas y especias pueden hacer que algunas comidas que de otro modo serían aburridas se conviertan en manjares con poco esfuerzo; planea apoyarte en estos elementos para hacer algunas comidas deliciosas y sencillas.

 Duplica tus recetas para la cena y planea comer las sobras para el almuerzo

Mucha gente no puede permitirse el lujo de tener tiempo y espacio para preparar su comida en mitad de la semana laboral. Para ahorrar tiempo y esfuerzo, planea duplicar algunas recetas de la cena y guardar una porción para comerla en el almuerzo del día siguiente. Sé creativo y piensa en reciclar tus platos.

 Prepara una lista de compras

No vayas al supermercado sin una lista de compras. Una vez que hayas planificado tus comidas semanales, crea una lista de ingredientes que sabes que vas a necesitar. Esto evitará que compres comida chatarra y meriendas no saludables.

 Prepara los alimentos con anticipación

Antes de guardar los alimentos, adelántate un paso para picar, cortar en dados y lavar los alimentos. Tener vegetales ya picados y frutas lavadas te ahorrará mucho tiempo y esfuerzo a lo largo de la semana, haciendo que la preparación de las comidas sea fácil y sencilla.

Tomate el tiempo para escribir tu plan de comidas cada semana y mantenlo en un lugar visible

Donde sea que tu plan esté escrito es importante poder verlo siempre ya que esto te ayudará a planificar mentalmente tu día y a no llevarse sorpresas. Incluye en tu menú también meriendas y bebidas para asegurarte de que tienes todo lo que necesitas para cumplir con tus días de alimentación saludable.

Haz que tu alimentación sea más fácil y saludable planificando tus comidas

Si sueles comer de forma improvisada, dedicar un poco de tiempo a la planificación de tus comidas puede hacer que comer de forma saludable sea mucho más fácil. Tener un plan te ayudará a pensar en la comida sin involucrar tus emociones y te obligará a tomar mejores decisiones. Después de unas semanas, te vas a acostumbrar y disfrutarás de los beneficios de comer saludable. ¡Buen provecho!

Dra Patrícia Jaimes
Director médico

@hambreyhormonas



×
Welcome Newcomer